Sin categoría

En Portugal prohiben anuncios de comida chatarra para niños

La Dirección General de Salud de Portugal decreta el fin de la publicidad destinada a menores de 16 años de comida chatarra como galletas, bebidas azucaradas, cereales y yogures

La Asamblea de la República Portuguesa aprobó este viernes la ley que prohíbe la publicidad de productos con elevadas cantidades de sal, azúcar, y grasas saturadas en espacios frecuentados por menores. La normativa, que pretende promover hábitos de consumo saludables en un país donde más del 30% de los niños tienen sobrepeso, contempla multas elevadas para quienes insistan en cubrir las zonas juveniles con anuncios de galletas, chucherías, refrescos, patatas fritas y bollería industrial.

De ahora en adelante queda vetada la publicidad de esos productos en un radio circundante de 100 metros de los colegios y parques del país vecino, como también en los eventos culturales y deportivos que cuenten con un público mayoritariamente compuesta por niños y jóvenes.

Los anuncios dejarán de publicitarse en pantallas, redes sociales, radio y TV.

La medida, efectiva a partir de octubre, acabará con los anuncios dirigidos a menores de 16 años de todas las galletas y bebidas de chocolate, 90 por ciento de los cereales y 72 por ciento de los yogures en el mercado, adelanta la prensa lusa.

La misma legislación prohíbe la promoción de estos productos en la televisión y radio durante el horario infantil, y en la media hora anterior y después de la emisión de cualquier tipo de programación que tenga una audiencia a los menores de edad como audiencia objetiva. Las salas de cine lusas tampoco podrán incluir anuncios de estos productos en la publicidad previa a la proyección de películas para menores de 16 años, y queda igualmente prohibido promover estos bienes en publicaciones dirigidas a lectores juveniles.

El alcance de la ley hasta llega a la web, donde se veta este tipo de publicidad en las páginas, aplicaciones y redes sociales ideadas para jóvenes, pero expertos técnicos no tienen claro cómo se perseguirán las infracciones de la normativa en este ámbito.

Tras su estudio, la DGS concluye que solo podrán publicitarse “el 17 por ciento de los refrigerantes (como refrescos), 28 por ciento de los yogures, 21 por ciento de los quesos y el 10 por ciento de los cereales de desayuno”.

La lista de alimentos que dejarán de ser anunciados parte de un exhaustivo análisis nutricional de casi 2 mil 500 productos.

Según un estudio del Instituto de Salud Pública de la Universidad de Oporto, cerca del 60% de los ciudadanos lusos es obeso o corre riesgo de desarrollar esa condición. Gran parte del problema tiene que ver con los hábitos de consumo de los habitantes del país vecino: cada portugués consume una media de 16 sobres de azúcar por día -el equivalente a tres kilos cada mes-, y duplica el consumo de sal diario recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Previous ArticleNext Article